La Full Moon Party, ¿un edén o un infierno?