Aurelio Izquierdo y Enrique Ortiz comparten un mismo objetivo: la discreción