Marta Nebot baja hasta las 'catacumbas' del Ayuntamiento de Madrid