La verdadera princesa del cuento es… ¡Rym!