El consejero Pedro… ¿también habrá encontrado a su príncipe?