Rym, elegida por los conquistadores como ‘la madre de todas las princesas’