Yiya, su séquito y el vuelo de los celos