Yiya, a Borja: “¿Cuántas docenas de ganas tienes de darme un beso?”