Moulin Rouge, libertad y una flor para Marta