Marta cena a orillas del Sena con Mateo, come caracoles con Padilla... Pero echa de menos a Ramiro