Las explicaciones (y miraditas de Borja) tranquilizan a Yiya