Yiya calma su enfado con Borja con un bocata de chorizo