Revanchismo, trampas… y mucha deportividad en las ‘Olimpiadas palaciegas’