Marta y Ramiro protagonizan un idílico cuento con una triste despedida