Padilla no ve las señales de Marta