Borja y Yiya, entre aguacates y mangos