Berto se infiltra con los 'guapos'