Libros y estampitas de vírgenes presiden las mesillas de noche de los 'guapos'