Los problemas 'internos' de Carles