Fin del cuento de hadas para José Duarte