Los simpáticos confunden a Gabriel García Márquez con Mariano Rajoy