Un portugués que no habla español y un futbolero parco en palabras, seres 'únicos'