Un terrible abandono a las puertas de la final