Manu y Álvaro, 'simpáticos' a su manera