Berta, más indignada que contenta