Las tuercas se lo pusieron difícil