Los vasos de plástico no son un problema para Lucía