Una prueba sencilla que se torcío más de la cuenta