Rocío Fontecha, una nómada de 29 años