Cristóbal, a falta de un segundo