10.000 euros en una milésima de segundo