Abel no le coge el punto a las chapas