David y Marcos cumplen su promesa