Los malagueños se van con 40 mil euros