Laura no empieza con buen pie