40.000 euros y todas las vidas