David, desde el minuto uno