Pedro, un crack con la tostadora