Juanjo se quedó con una espinita clavada