De infarto, el duelo por ganar un punto