Con las manos vacías...