A Nico Abad se le rebelan los rotuladores