Lara y Luis, unos 'perros rabiosos'