Ser Rudolf en Uno para ganar no es fácil