A manos frías, corazón atacado