Melanie: toda una luchadora