Jesús Vázquez cae en la trampa