La “Gran tentación” se viene abajo