Flavio, 60 años sin parar