Alberto no pudo con los 40.000 €